avatar

Mi canción para Muriel

Esta canción nace hoy sin melodía, inspirada en el libro La elegancia del erizo, y se la dedico a su autora. Suyo es el lema que me apropié hace tiempo, “Persiguiendo las estrellas para no ser un pez en una pecera“, leimotiv de mi movimiento. Me embaucó su filosofía impresa sabiamente en forma de novela, y me conmovió tanto que supe que le debía esto, mi canción para ella…

Para Muriel

La codicia, el deseo
Desear sin tregua…

Placer sin búsqueda,
sin comienzo ni final,
sin fin ni proyecto,
la emoción sin deseo

Lo eterno,
el invisible que contemplo
Quien persigue eternidad recoge soledad


El ramo de rosas amarillo
estaba sola, tranquila y vacía
Una rosa cae

Movimiento eterno,
siempre en equilibrio entre la belleza y la muerte,
persiguiendo instantes que mueren

Y entonces, lluvia de verano…
Después del llanto rotundo y solidario,
un espacio lavado de discordias,
lluvia en verano,
barriendo el polvo inmóvil,
anclada en mí como un nuevo corazón
La lluvia

¿Un poco de esperanza?
Sí, cambiar de destino

Me pongo a llorar bajito
Algo tiene que terminar, algo tiene que comenzar

El agua en movimiento

Jamás.
Buscando el siempre en unas notas robadas
una suspensión en el tiempo
otro lugar aquí mismo
Un siempre en el jamás
La belleza en este mundo

Publicado en Blog.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *